La inversión extranjera directa en Cuba: Una necesidad para su desarrollo

colored arrows growing up

Dr. Omar Everleny Pérez Villanueva


Cuba atraviesa momentos complicados en su devenir económico. Persisten problemas estructurales que demandan una erogación de capital fuerte y sostenido, el ahorro interno no puede solventar esas necesidades. Nos referimos al crecimiento del Producto Interno Bruto, bajo y casi anémico, de alrededor de un 1% en 2018; y a problemas de liquidez financiera externa, a pesar de que la balanza de pagos es positiva. También a la descapitalización de la industria cubana, junto a los problemas de infraestructura física y el deterioro de indicadores productivos, entre otros aspectos.

Sin embargo, las posiciones oficiales han reconocido la importancia estratégica de la inversión extranjera para superar esos escollos, tanto en la nueva Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM) como en el resto del país.

Si se examina la situación de la inversión extranjera directa en Cuba a fines de 2017, se evidencia que la mayor cantidad de negocios se realizaba bajo la modalidad de contratos de asociación económica internacional, un 47% del total. Predominaban los contratos de administración hotelera, que no se distinguen por aportar capital, sino por gestionar hoteles, en su mayor parte propiedad del Estado. Le seguía la modalidad de empresas mixtas, con un 40 %. El 70 % de los negocios activos se concentraba en turismo, energía, minas e industrias.

En cuanto a los indicadores económicos, las asociaciones económicas internacionales reportaron ingresos totales por más de 4 000 millones de dólares y exportaron 1 700 millones de dólares.

Entre octubre de 2017 y octubre de 2018 se aprobaron cuarenta nuevos negocios con capital extranjero por un monto superior a los 1 500 millones de dólares. Y están en fase avanzada de negociación más de treinta, con un monto superior a los 1 500 millones de dólares en las áreas de minería, industria, agroalimentaria, biofarmacéutica y energía.

Desde que se emitió la Ley 118 de inversión extranjera (2014) se han logrado aprobar 136 negocios, sumados a 43 en la ZEDM. Y se han autorizado 21 reinversiones de empresas existentes. Todo ello suma unos 5 500 millones de dólares de capital comprometido a invertir.

Son múltiples las dificultades que atraviesa la aprobación de cualquier negocio con capital extranjero. Sin embargo, el Estado cubano está tomando iniciativas para acelerar el ritmo de aprobación, entre ellas la flexibilización de algunas normas complementarias que le permitiría a la parte extranjera acortar los procesos de evaluación de los inversionistas, y la futura creación de una Ventanilla Única de la inversión Extranjera, entre otros aspectos.

Hay que destacar que en el marco de la mayor feria comercial de Cuba -- que se celebra todos los años a finales de octubre--, se divulga una cartera de oportunidades. La de 2018-2019 cuenta con 525 proyectos, con un monto de inversión estimado de 11 609 millones de dólares.

En esta cartera de negocios aparecen 187 proyectos en el área turística, lo cual evidencia la importancia del eje estratégico turismo en el camino al desarrollo cubano.

Tabla 1: Oportunidades de inversión extranjera por sectores

Fuente: Carpeta de Oportunidades 2018/2019, noviembre de 2018, ProCuba, Cuba.

Es evidente que la ZDEM se mantiene atractiva como plaza de inversión para los inversionistas extranjeros: lleva cinco años de creada y cuenta con 43 usuarios aprobados, incluido un concesionario. 17 están en operaciones. Pero este ritmo es insuficiente: se aprueba, más o menos, un negocio por mes. En 2014 se aprobó uno solo, pero en 2015 fueron 10, y en 2016 también 10. En 2017 se aprobaron 12. Casi al terminar 2018 se han aprobado 12.

De esas 43 empresas, los tipos son los siguientes:

  • 6 de capital totalmente cubano.
  • 24 de capital totalmente extranjero.
  • 11 empresas mixtas.
  • 2 asociaciones económicas internacionales.

El monto de inversión captado por estas 43 empresas ya supera los 2 136 millones de dólares y emplea a casi 6696 trabajadores.  Hay 19 países involucrados y 11 multinacionales.

En las estadísticas por sectores, se observa que en la ZDEM los negocios en las distintas industrias tienen cierta presencia, algunos en  fase constructiva.

En operación al cierre de 2018 en la ZDEM se encuentran las siguientes empresas, especialmente de servicios:

Los últimos negocios aprobados en 2018 son importantes para la estrategia de sustituir importaciones, especialmente envases, embalajes y productos de aseo o de alimentación.

Los nuevos usuarios de la ZDEM que se encuentran en proceso inversionista son:

En resumen, aunque las cifras muestran una ascendencia positiva en el número de negocios, las autoridades deben acelerar el ritmo de aprobaciones, toda vez que en la actual situación económica del país las cifras de inversión concreta resultan insuficientes.

Estamos hablando de una economía que debe invertir no menos de 2 500 millones de dólares por año provenientes del exterior y otro grupo importante de recursos nacionales. El país aspira a tener entre el 25 y el 30% de la inversión en relación con el PIB, lo cual le permitiría crecer a tasas superiores del 5 % en su economía.

Aunque los máximos niveles de dirección cubanos están conscientes de la necesidad de atraer inversión extranjera, en la práctica aún persiste una burocracia que frena los negocios.

Existen disposiciones y estructuras que complejizan el proceso, entre ellas la agencia empleadora, entidad puente entre el trabajador y el inversionista, sumado a otros factores negativos. No obstante, se aprecian ya algunos resultados positivos en el proceso.